Monday, May 16, 2011

Singapur: Inversión en ciencia y tecnología

Desde los años setenta, Singapur se ha dado cuenta que el camino más rápido y seguro hacia la prosperidad es a través de la inversión en ciencia e investigación. Para lograr este objetivo, esta nación aumento su número de científicos e ingenieros de 8,53 por cada 1000 habitantes en 1978 a 87,64 por cada 1000 habitantes en el 2001. El monto total de inversión en ciencia y tecnología también dio un salto gigantesco: en 1978 fue de 37,8 millones de dólares, pero en el 2001 paso a ser 3232,7 millones de dólares.  Es interesante recalcar que las empresas privadas siempre contribuyeron más del 55% de esta inversión entre 1978 y 2001. En algunos años este porcentaje alcanzo hasta el 65% del total en inversión en ciencia y tecnología.
En el artículo titulado “El Impacto de la inversión en ciencia y tecnología en la económica de Singapur: Una evaluación empírica” por Ho, Wong y Toh de la Universidad Nacional de Singapur, los autores tratan de mostrar cual es la relación entre la inversión en ciencia e investigación y la economía en Singapur. Los investigadores utilizaron varias ecuaciones complicadas y extrañas teorías económicas pero trataré aquí de resumirlas de la manera más simple.
 Hay un concepto con el cual el lector necesita familiarizarse primero antes de proseguir: productividad total de los factores o PTF. Este concepto es fácil de entender, solo hay que imaginarse que la capacidad productiva de la economía de una nación esta divida en tres elementos. El primer elemento es el número de trabajadores o empleados. Mientras  más trabajadores tenga una nación, más productos y servicios podrá producir.  El segundo elemento es el capital que puede ser interpretado como maquinaria, terreno o materia prima  que se utiliza en la creación de productos. Mientras más capital una economía posea, mas podrá producir.  El tercer elemento es el que nos interesa más a nosotros, el cual es la productividad total de los factores. Simplemente, la productividad total de los factores representa la capacidad productiva en una economía que no se puede explicar a través del capital y los trabajadores. Entonces ¿Qué es este tercer elemento?  Es todo intangible que favorece a la producción de la economía. Estos pueden ser intangibles como patentes científicas, leyes más eficientes que favorecen el desarrollo de nuevas empresas o nuevas técnicas en ingeniería y computación.  La clave del estudio científico realizado es que la productividad total de factores puede ser calculada fácilmente a través del producto interno bruto de cada país. Por lo tanto es posible verificar si las millonarias inversiones en ciencia y tecnología realmente se traducen en una productividad total de factores más alta, y por consecuencia, en una nación más prospera.
Los investigadores concluyeron que la inversión en ciencia y tecnología tuvo un impacto significativo en la productividad total de factores durante los 20 años estudiados. Como resultado Singapur ahora es una nación próspera que tiene un estándar de vida similar al de los paises más ricos del mundo.  Es interesante para nosotros como ecuatorianos que Singapur hace tres décadas atrás era considerado un país en vías de desarrollo. Otro detalle interesante es que esta inversión en ciencia y tecnología que ayudo a Singapur a ser lo que es hoy fue producida en más de un 55% por empresas privadas. Tal vez al Ecuador y sus partidos políticos les vendría bien formar una alianza con el sector privado para mejorar la inversión en ciencia y tecnología. Cualquier partido político debería tener como objetivo a largo plazo construir un ambiente favorable al desarrollo de nuevas empresas y a la inversión en tecnologia por parte de estas. ¿Está el actual gobierno creando este ambiente en el Ecuador?

Referencias: The Impact of R&D on the Singapore economy: An empirical evaluation. The Singapore Review, Vol 54, No 54, 2009.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment